¿Necesito una página web para mi empresa?

Hemos entrado oficialmente en la Edad de Oro de Internet, donde Google es el rey y Amazon la reina, sin embargo, todavía quedan muchas empresas sin un diseño web. Seguramente, sus propietarios piensen que sus empresas son demasiado pequeñas ya que sólo cuentan con uno o dos empleados, o tal vez sus productos o servicios no son algo que se venda online.

necesito una web

Ambos puntos de vista pueden parecer suficientemente convincentes pero lo cierto es que tener un sitio web para cualquier negocio es absolutamente esencial, no importa qué estás vendiendo o qué servicio estás ofreciendo, es algo mucho más simple que eso, no todas las personas utilizan Internet sólo para comprar. Sino que es también una herramienta muy valiosa de búsqueda e investigación.

¿Necesitas que seamos un poco más convincentes? ahí vamos con algunas razones que creemos, te convencerán

Abierto todo el día, todos los días del año
La mejor razón para tener un sitio web es la accesibilidad que proporciona. ¿Qué mejor horario que tener abierto todo el año para que tus clientes puedan acceder a ti siempre que lo necesiten? Recuerda que Google no duerme...
Por el simple hecho de tener presencia online, las posibilidades de ser encontrado por nuevos clientes, son mucho mayores que si te dedicaras a entregar tarjetas de visita.

Crear una primera impresión positiva
Los consumidores somos mucho más sabios, inteligentes y decididos a encontrar un buen servicio y/o producto. En lugar de visitar físicamente una tienda detrás de otra y comparar, o consultar un servicio tras otro a través del teléfono , lo que hacemos es utilizar internet para averiguar y obtener toda la información posible acerca de una empresa, un producto o un servicio.

Son muchas las oportunidades que tendríamos si dejáramos que nuestro cliente visitara nuestra web, convirtiéndolo así en nuestra primera oportunidad de crearle una buena y positiva impresión de nuestra empresa, producto o servicio. Un sitio web limpio, accesible y navegable hará la diferencia entre los consumidores, mientras que una web, que confunda lo único que hará es ahuyentarlos.

Incluso si no estamos vendiendo productos ni servicios online, una buena página web lo que hará es dirigir a los lectores hacia nosotros.

Muéstrate a ti mismo y a tu mensaje
Seas un artista, un fabricante o un intermediario, siempre tienes un mensaje que dar. Hagas lo que hagas o representes, una página web es una gran forma de mostrar tu talento y producto para que tus clientes lo vean.

Una galería de imágenes va a ayudarte a mostrar un talento o a demostrar los beneficios de un negocio, ejemplos visuales dejarán que tus clientes sepan lo que van a obtener y la eficacia de tu trabajo. Es importante saber que las imágenes ayudan a aliviar preocupaciones.

Accesible en y desde cualquier lugar
Los días de las guías telefónica han pasado a la historia y los navegadores están perdiendo cada vez más a sus usuarios. ¿Por qué? No todos los clientes se sientan en casa en busca de información en sus portátiles, sino que muchos de ellos van de camino, en busca de un producto o servicio a través de su teléfonos, tablets o Smartphones, y si no pueden encontrarte olvídate porque lo que harán será dirigirse a aquellos que sí puedan hacerlo, es decir que irán directos a tu competencia.

Hay que diseñar webs adaptadas y ajustadas a cualquier dispositivo para que el consumidor siempre nos encuentre, es decir, diseños adaptables, diseños de respuesta.

Oportunidad para convertir leads en clientes y feedback
El objetivo de cualquier campaña de publicidad es, en su esencia, conseguir clientes potenciales que se convertirán en clientes reales. Una página web te dará las pistas e información necesarias para conectarte con tu target, no solamente con un gran grupo de personas que poco tengan que ver contigo.

Muchos negocios ofrecen la oportunidad de suscribirse a sus boletines de noticias o rellenar un breve formulario con el fin de acceder a determinados contenidos, como un libro electrónico o un blog, que están en su página web. Aquellos que realmente están interesados en lo que tú ofreces, accederán y se registrarán, lo que significa que conseguirás clientes potenciales para tu producto, servicio y que sólo necesitarán que seas un poco más convincente para convertirlos en clientes reales.

Ganar credibilidad
Antes de la era de Internet, la mayoría de los negocios estaban anunciados en las llamadas páginas amarillas y cuando alguien buscaba un mecánico de coches o necesitaba encontrar una cerrajería, si no estabas anunciado, significaba que no eras de confianza. En Internet, no sólo basta con que aparezcas en los resultados de las búsquedas de Google, sinó que para probar que tu negocio es creíble, necesitarás tener tu propio sitio web. No disponer de página web, privará a tus clientes de conocerte y probablemente lo dirigirá a tu competidor porque sentirá que él es más digno de confianza que tú.

Asi que....NO PERMITAS que NO TENER un sitio web, Te detenga